Imprimir

Como cada 2 de octubre celebramos el Día Internacional de la Educación Social y este año desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Educadoras y Educadores Sociales y los colegios que lo integramos queremos dedicar una especial atención al 30 aniversario del título universitario por el que accedemos, o deberíamos acceder como el resto de las profesiones de nuestro país, a los puestos de trabajo de Educador y Educadora Social.

Cataluña y Madrid fueron las primeras y ahora más de 50 facultades imparten el Grado de Educación Social. En Castilla y León, las primeras promociones de educadores y educadoras sociales se titularon en 1996 y cuatro universidades (Burgos, León, Salamanca y Valladolid en sus dos campus) y la UNED imparten este Grado.

Como otras profesiones procedentes de la práctica profesional, la certificación universitaria de las competencias académicas debía regular las competencias profesionales, pero lo cierto es que, por primera vez en 30 años, en julio de 2021, tres Ministerios convocaron plazas para Educadoras y Educadores Sociales. Cada comunidad autónoma convoca plazas de formas distintas pese a que, continuamente, los colegios profesionales y el CGCEES interponen recursos administrativos y contenciosos para que se apliquen los criterios de acceso, de idoneidad y exclusividad. En Castilla y León, la convocatoria para la creación de una Bolsa de empleo de la Escala de “Educadores Sociales” se ha materializado 9 años después del proceso judicial.

Esta profesión tiene derecho a ser reconocida en la normativa, a que en la Función Pública se cree la categoría de educador/a social en las RPT y a que se regule el acceso a la misma, tanto a nivel estatal como en aquellas comunidades autónomas que aún no la tienen. Sin regulación profesional no hay intervención de calidad para los/las profesionales ni para la ciudadanía.

En la actualidad más de 50 facultades imparten el Grado de Educación Social y es urgente la regulación de las profesiones de la intervención social. La necesidad del reconocimiento de la Educación Social como profesión regulada, tal como recoge el Anexo II de la Directiva del Diario Oficial de la Unión Europea de Cualificaciones Profesionales, es sin duda un derecho del que no debe privarse por más tiempo a la ciudadanía.

A pesar de esta situación, nunca hemos dejado de ser, de saber, y de hacer profesión. La Educación Social se lo merece y la ciudadanía también.

¡¡Feliz Día de la Educación Social!

pdf COMUNICADO DEL CEESCYL 2 OCTUBRE 2021 (245 KB)